Bienvenido, Visitante!!
Siguenos en... Facebook twitter youtube rss

Autor Tema: Las claves de la debacle aurinegra  (Leído 216 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado JuanmaVaz

  • Segunda
  • ****
  • Mensajes: 133
  • ¡Viva el San Roque!
    • Ver Perfil
    • San Roque de Lepe
Las claves de la debacle aurinegra
« en: 10 Febrero 2016, 11:09:01 »
Share Button

El CD San Roque de Lepe pasa por su tramo más delicado de la temporada. Ya llevaba varios partidos bajando el listón de juego, pero con estas dos últimas derrotas ha llegado la confirmación de que se encuentran en el peor momento de la temporada. Esto se debe a varias claves que vamos a analizar.



  • Bajón físico. El bajón físico de algunos de los jugadores más importantes para Juanito estan siendo una de las grandes claves. Jugadores como Chaco, Iván o Lolo no están como al principio de temporada y se nota bastante.

  • Pelotazo previsible. Otra de las condicionantes del juego de los leperos es el abuso de pelotazos. En el último partido, excepto en tramos en los que Marco Rosa o Nico Cháfer bajaba a recibir el balón, Juanma y Oliveira abusaron del pelotazo en largo.

  • Juego de Chaco anulado. Gran parte del juego del San Roque pasa por los balones en largo y todos buscan al mismo hombre, Chaco. El delantero a la hora de recibir el balón se encuentra con varios jugadores y anulan su juego en gran medida. Otro factor es la racha que lleva Chaco sin marcar que asciende ya a los 7 partidos.

  • Bonaque lesionado. Con el, hasta ahora, mejor central para Juanito lesionado. El técnico ha tenido que tirar de Baquero y Juanma para la zaga. Nada mal lo están haciendo ambos, pero Bonaque se nota bastante, sobretodo a la hora de sacar el balón. Juanma ha pasado de tercer central a primero y quizás cuando Bonaque vuelva la pareja sea Juanma-Bonaque.

  • Nico baja su nivel en banda. Juanito ha apostado por meter a Nico en una banda y esto supone un desgaste mayor que estar en la mediapunta. A pesar de estar como interior, Nico se va más al centro por naturaleza y a la hora de defender le cuesta muchos más.

  • Los cambios no funcionan. Los cambios habituales como Stephane, Camacho o Isuardi no están funcionado. Los jugadores que entran no aportan esa claridad de juego y frescura que el míster busca y los partidos se atrancan.

  • Se esfumaron las jugadas ensayadas. Desde hace cinco jornadas no vemos un gol de jugada ensayada. El arma más eficaz de Juanito no aparece en juego desde la Jornada 20 frente al Granada B. En ese partido Baquero remato a gol un balón tras una jugada a balón parado.

  • Los extremos menos eficaces. Iván y Luis Lara andan con la pólvora mojada y poco acertados en su juego. Por desgracia sus sustitutos naturales como Manu Ramírez y Stephane andan peor aún. El lepero ni entra en las convocatorias, y el segundo no anda fino.


Esta situación se puede revertir, como casi todas las situaciones en el fútbol y recuperar al San Roque de las primeras jornadas será la tarea de Juanito en estos próximos partidos. Para volver a ser ese San Roque mordedor, incansable y directo hará falta varias claves.



  • Recuperar a los hombres claves. Que Lolo vuelva a ser el Lolo omnipresente del centro del campo, que Iván sea ese delantero eléctrico y veloz y que Chaco sea el hombre gol del CD San Roque de Lepe, será fundamental para volver a carburar.

  • Intensidad. La intensidad que imprime el equipos de Juanito durante todo el partido deberá recuperarse para asfixiar al rival y crear ocasiones de gol.

  • Dar oportunidades. Quizás la clave pueda estar en dar la titularidad a hombres que ahora mismo están en el banquillo o en la grada como Marc Fraile, Camacho, Manu Ramírez o Fran Lepe.

  • ¿Y si jugamos al toque?.  ¿Y si apostasemos por un juego más vistoso y no el típico pelotazo previsible de Segunda B?. ¿Y si sacásemos a los jugones? ¿Y si jugásemos con los bajitos como Camacho, Nico, Marco Rosa, Manu Ramírez, Marc Fraile?


Simplemente soy un aficionado más y quiero lo mejor para el equipo de mi pueblo verles ganar y divertirme viendo su fútbol.