Bienvenido, Visitante!!
Siguenos en... Facebook twitter youtube rss

Autor Tema: Las candelas de las cruces  (Leído 730 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado ADMIN

  • Administrador
  • Convocado Selección Nacional
  • *****
  • Mensajes: 2465
  • larga vida a fororecre
    • Ver Perfil
Las candelas de las cruces
« en: 22 Enero 2016, 12:08:06 »
San Sebastián en Villanueva de las Cruces.

?Con el crujir de la candela que empieza a arder, las campanas de la iglesia y el toque del tamboril acompañando los cascabeles de los lanzaores de fondo, el fuego traspasa los tejados y las chispas se confunden con las estrellas cuando miras la oscuridad del cielo.?

El próximo fin de semana (22, 23 y 24 de enero) Villanueva de las Cruces celebra su fiesta mayor, en honor a su patrón San Sebastián.

Este pueblo se encuadra geográficamente en el corazón del Andévalo onubense. Su situación estratégica es la propia razón por la que surge este pueblo hacia 1587, ya que era un cruce de caminos con direcciones tan importantes como eran Portugal y Sevilla, destinos para arrieros y comerciantes. Pero su origen parece remontarse en un asentamiento romano, con gran carácter agropecuario, en el siglo I a.C.

No tenemos datos concretos por escrito del origen de esta tradición, pero por nuestros mayores, hoy en día sabemos que la mayoría de familias vivían en cortijos por ser un pueblo ganadero y agrícola y hacia el 20 de enero, acudían al pueblo para el intercambio y venta de ganado con los comerciantes que por allí pasaban. Al ser invierno y tener que pernoctar en el pueblo hacían una candela para resguardarse del frío. Cada ganadero, traía un poco de leña que iba añadiendo a la candela conforme la noche iba pasando. Alrededor de ella cantaban, danzaban y charlaban sobre cosas del campo. Los habitantes del pueblo, recibían a estos campesinos con la mayor de las generosidades ofreciéndoles sustento y atuendos para que les fuera más agradable la noche. Al día siguiente, antes de marcharse a los cortijos, los propios habitantes que en los cortijos vivían, les gratificaba con un trozo de pan y una naranja, tradición que hoy día se sigue manteniendo tras la procesión de San Sebastián, cuando la reina y damas de la fiesta hacen entrega de pan y naranja en la puerta del ayuntamiento a los asistentes al evento.

Con la coronación de la reina y sus damas de honor, después del tradicional pregón, da comienzo la fiesta de San Sebastián en Villanueva de las Cruces, o como se le conoce fuera del pueblo: Las candelas, algo que los propios cruceños no entienden ya que es una sola la hoguera que se enciende, un honor que le corresponde al pregonero.

El encendido de la candela con un diámetro aproximado de 4 metros y más de 20 encinas , al término del pregón, es uno de los momentos más especiales y únicos que se pueden vivir en este pueblo de poco más de cuatrocientos habitantes, pero que multiplica y triplica su población en estos días.






El sábado por la mañana, arranca el día con la misa en honor al patrón, y a continuación, su salida procesional por el pueblo, acompañado de los ?lanzaores?, como es típico también en otros pueblos del Andévalo. Pero cada danza es única y la de Villanueva de las Cruces es la danza de los garrotes, porque se realiza con unos garrotes que cada componente sostiene durante todo el baile. El garrote también es otro de los signos que recuerdan a esos pastores que, sin saberlo, fueron dando nacimiento a esta tradición. Al finalizar la procesión, en la puerta de la iglesia, se hace la tradicional ?puja de los bancos?. Justo después, el pan y la naranja que ya hemos mencionado.







Entre otros actos, se encuentran bailes a cargo de orquesta y actuaciones en el Salón de la Hdad. de San Sebastián, diana con charanga, tradicional partido de fútbol del Atl. Cruceño, espectáculos infantiles, etc. Y para los más marchosos la noche se desarrolla en la Asociación Cultural Juvenil ?El patio?, un ?teleclub? que se mantiene tras más de cuarenta años con la colaboración incansable y el trabajo y dedicación totalmente desinteresada de sus socios y directiva.

Mientras, la candela continúa encendida, nunca solitaria, pues a su alrededor se agolpan reuniones de amigos, familias, forasteros, gente de paso que para a darse el calentón? haciendo recuerdos, manteniendo ?encendida? la tradición, nunca mejor dicho. Esta candela puede durar mas de 20 días encendida, haciendo de esta fiesta, algo eterno y único.

?Es el viernes por la tarde cuando el leño empieza a arder, surcan chispas en los cielos, ven amigo, acércate, al calor de nuestro fuego que el pueblo enciende con fe.?

Así, con esta letra popular, quedan invitados por parte de los cruceños a pasarse por su candela y a disfrutar de sus fiestas.